domingo, 20 de noviembre de 2011

"ENTRE LOS MUROS", análisis de la película.

Ya María Rosa Almandoz (Directora Ejecutiva del Instituto Nacional de Educación Tecnológica) y Sonia Hirschberg (Profesora en Sociología de la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Sociales) adelantan, en su La docencia: un trabajo de riesgo (1992), la complejidad y lo heterogéneo de las escuelas. La ubicación de las mismas, desde un punto de vista sociológico, dará lugar a un grupo de determinantes esenciales para ser calificadas. Características geográficas, socioeconómicas, pautas culturales e historia, entre otros, se conjugan para poner a prueba la calidad del servicio que presta una institución educativa en su compromiso social. Inspeccionar esa complejidad institucional con un ojo analizador, de reconocimiento puro y crítico, al pensar las escuelas como un todo multidimensional, deja situar el análisis de la actividad docente.

Luego de proponerse interpretar los fenómenos descriptos anteriormente en la película Entre los muros (dirigida por Laurent Cantet en 2008), es posible preguntarse si la escuela es una esfera de formación donde influyen caracteres objetivos y subjetivos o es, más bien, un tanque de reserva donde se transcriben las patologías sociológicas del mundo exterior. En esta película de origen francés podemos hallar rápidamente funciones relativas a lo administrativo, lo comunitario y lo asistencial a lo largo de ella. El seguimiento económico de los docentes, su preocupación, la proposición de ideas y las formas de solucionar los problemas que se presentan, desde los más mínimos a los más complejos, caben dentro de las funciones administrativas que se muestran en el film. Asimismo, podemos observar las funciones comunitarias en lo que respecta a la diferenciación social de las familias de los suburbios de Francia y de los distintos sectores de la comunidad cercana en su intervención en la integridad de la escuela. Por último, las funciones asistenciales se divisan en las orientaciones familiares y la psicopedagogía aplicada desde el docente, François Marin (que no de más está mencionar que su actor protagonista –François Begaudeau– es el escritor de la obra en la que se basó el largometraje), a alumnos con falta de respeto, problemas de adaptación y otros, así también como en muchas otras situaciones que modifican inexorablemente los contenidos del trabajo docente. Los docentes que participan en dichas funciones no actúan de manera homogénea.

El director de la película afirma con ella que el microcosmos que se arma en el colegio nos describe a nosotros como sociedad. Propone que el origen de los problemas sociales se va gestando desde la temprana vida de los chicos y cómo se va regulando y operando las situaciones presentadas en torno a esos problemas. De hecho, el sistema educativo ofrece hoy una red capaz de llegar a toda la población, involucrando sus familias en el proceso. Consecuentemente, es considerada por el Estado como un canal de acceso privilegiado para llegar a amplios sectores de la población, para acceder al cuerpo social. Tiene un gran peso la comunicación de los docentes con los padres de los alumnos, como la situación específica presentada donde el profesor de francés intenta charlar con los padres de un alumno conflictivo, aún con las diferencias lingüísticas en contra.

Por otro lado, son insoslayables las escenas donde los hechos protagonistas no se enfocan directamente en el accionar de los estudiantes, sino que se centran en los equipos de trabajo armados por los profesores. He aquí un punto del cual se desprenderán conceptos abordados en textos como La dimensión pedagógica-didáctica de Graciela Frigerio (Licenciada en Ciencias de la Educación en la Universidad de Buenos Aires) y Margarita Poggi. Primero, podríamos enumerar los elementos que son posibles de observar en la conducción de equipos de trabajo entre los docentes, debatiendo cuestiones económicas y de enseñanza. La habilidad para el desempeño autónomo, la capacidad para la escucha y el comportamiento solidario, el compromiso con la tarea, la capacidad para resolver problemas, entre otros, son de fundamental relevancia para el desarrollo de actividades y la búsqueda de alternativas para la resolución de situaciones problemáticas, por más mínimas que sean. Esto aparece muy bien expuesto en el largometraje, mostrando así que el director no se queda estancado solamente en los problemas psicosociales que presentan los alumnos en un curso donde la gran diversidad cultural es tan evidente como importante para el desarrollo mismo del guión. Asimismo, la capacidad para liderar el grupo, coordinar y producir comunicaciones claras por parte del director es un requisito fundamental que el personaje cumple.

Es evidente ver que situaciones como la dubitación acerca de la compra de una cafetera muestra un claro ejemplo de cómo se comparten opiniones e ideas opuestas y semejantes entre pares, respetando los “requisitos” o condiciones que fueron presentados en el párrafo anterior. La misma situación en la que los problemas económicos se encuadran enmarca muchos conceptos en el fondo de gran importancia: la escuela no se encuentra alejada del ámbito externo a ella. El establecimiento se muestra abierto, cuyas justificaciones están resguardadas en las palabras de los docentes, canalizando las demandas compatibilizándolas con sus actividades sustantivas y discriminando el sentido, objeto y carácter de la participación.

Incluso sin adentrarnos en las profundidades del desarrollo estricto del film o, siendo aún más sorprendente, sin siquiera sobrepasar los primeros diez minutos de éste podemos encontrar perfectas conducciones de una reunión cuando los profesores se presentan entre ellos e informan al resto a qué departamento pertenecen y diciendo sus nombres y apellidos. Se presentan a sí mismo y las funciones que desempeñan en la institución. Mucho más adelante, cuando las delegadas alumnas presencian la reunión con el director y los profesores, sin prestar atención alguna durante la misma, se evidencia la inclusión del resto de la comunidad educativa de diferente nivel jerárquico (los alumnos representados por sus delegadas) a la hora de tratar un proyecto, de inspeccionar errores y aciertos, proponer mejoras y conocer los fenómenos que ocurren en el ámbito educativo.

Almandoz resume que “las sociedades se organizan generando formes sociales que dan respuesta a funciones específicas que hacen a su propia conservación y transformación”. También, “Las formaciones sociales tienen matriz histórica y por ser sistemas socialmente construidos no son neutros en términos culturales, sociales y políticos”.

En Entre los muros (Entre les murs, en su idioma original) se ha elegido filmar la historia con adolescentes que representen diferentes culturas y personalidades para evidenciar la multiplicidad sociolingüística de la Francia contemporánea; personalidades de por sí completamente disímiles y compartiendo sus riquezas y debilidades dentro de la propia institución, sin por ello dejar de exponer los aspectos más agudos y controversiales de la problemática que cubren los establecimientos educativos como, se ha dicho, un todo. La diversidad étnica es claramente evidenciable, muy común en las aulas francesas. No sólo podemos hallar estudiantes occidentales, más allá de su color de piel, sino también un estudiante oriental. Muchas veces, se deduce que la multiculturalidad y la inclusión de alumnos que poseen otro lenguaje y otros caracteres sociolingüísticos distintos a los de la mayoría de la clase son un punto en contra para el desarrollo de las capacidades cognitivas del alumno en cuestión (claramente se puede observar en el mejor desempeño del alumno oriental (Wei, interpretado por el joven actor Wei Huang) en áreas matemáticas en contraposición de las materias que utilizan el idioma francés como punto de partida).

Emilio Tenti Fanfani (sociólogo, profesor titular de sociología de la educación en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires), en su Culturas juveniles y cultura escolar, afirma que en Francia se presenta la particularidad del principio de reciprocidad, es decir, el adolescente tiende a considerar que el respeto debe ser una actitud recíproca y no sólo una obligación de él hacia sus profesores. Así, por ejemplo, la alumna Esmeralda (personificada por Esmeralda Ouertani) impone respeto por parte del profesor hacia ella, justificándose que ella lo tiene hacia él. Grandes discusiones giran en torno a esta particularidad durante el resto del film.

Otro tema interesante para destacar, es el hecho de que en Francia es muy común que los estudiantes elijan ser el tipo ideal de alumno, que cumple con todas las reglas de la escuela, o el tipo “payaso” (según describe Fanfani), que desafían las reglas a costa de ser los más valorados, reconocidos y populares dentro del curso. “Los hijos de los grupos subordinados en muchos casos optan por esta estrategia, en la medida en que les resulta más difícil competir con éxito el juego escolar”. Este rol, en Entre los muros, es interpretado sin ninguna duda por personajes como Cherif (cuyo actor es Cherif Bounaïdja Rachedi) o en su mayor expresión, adentrándose en las problemáticas sociales en su interacción obvia con la mala conducta en clase, por Souleymane (Franck Keïta), dando un gran giro dramático a la obra por su futura situación tras un accidente.

Justamente, es en esta ficción, que simula un documental, donde podemos hallar, como agrupados para ir encontrándolos a medida que el asombro, el disgusto, la esperanza, el desasosiego o la admiración vayan apareciendo en nuestra perspectiva, los puntos más importantes y los fenómenos más significativos con buenos detalles que se plantea en la lectura de textos La docencia: un trabajo de riesgo, Las instituciones educativas (Cara y Seca, elementos para su comprensión) y un sinfín de bibliografías sobre psicopedagogía que vayamos interpretando, en su mirada sobre la escuela como una institución gestado socialmente, donde la relación con el medio es uno de los aspectos que se incluyen en el proyecto institucional, para no caer en muerte por desconocimiento de sus usuarios y por la falta de vínculos con ellos, de accesibilidad e inclusión. De esta manera, como se expresan varios autores que hemos mencionado, “los planos normativos y organizativos no operan como estructuras separadas de aquellos que la componen sino que ellos son los constituyentes básicos”.

El largometraje nos debate hasta cierto punto la posibilidad de una pérdida general de autoridad docente. Una autoridad que busca el respeto, pero jamás se pierde completamente; en rigor, una posible pérdida de autoridad, como se habrá mencionado en un informe pasado, no podría tener una expresión más radical que su intrusión en la esfera prepolítica, donde la autoridad semejaría estar dictada por la naturaleza misma y ser independientes de todos los cambios históricos y de todas las condiciones políticas existentes.

Evidentemente, la autoridad, los fenómenos, las acciones y el conjunto de idiosincrasias en el aula es producto de la cultura y una desvinculación con ella es, prácticamente, imposible.


Hernán R. Gómez (Docente)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada